Blog, Crecimiento personal

¿Acción Amorosa o Sacrificio?

Diseño sin título (22)

Estamos acostumbrados, sobre todo las personas que nos dedicamos o nos hemos dedicado a temas de índole espiritual, a escuchar hasta la saciedad que el “dar”, “la entrega”, debe ser un acto amoroso y que además es la solución a toda situación y la realización de nuestra alma. Y realmente… ¡es así!.

Pero hay una gran diferencia entre la entrega amorosa y el sacrificio, una diferencia abismal, aunque en ocasiones sea difícil de diferenciar.

Socialmente existen muchos pensamientos y creencias relacionados con este “martírico” asunto, pues el sacrificio, ¡es algo bien visto y tolerado generación tras generación!, ya que cuando te sacrificas por algo o alguien, automáticamente te conviertes en una “buena persona”, “haces lo que debes” o peor aún “eres generoso y no un o una egoísta”.

¡Egoísta! ¿te lo puedes creer? ¿Habrá algo más egoísta que actuar desde el ego (valga la redundancia), desde la imagen de ti mismo de creer que eres “bueno” o “correcto” o vete a saber tú el qué?…

Esta cuestión puede, sin darte cuenta, hacerte acarrear con una serie de responsabilidades que hacen que te olvides de la persona más importante de tu vida… ¡tú mismo! y sí, es verdad que en ocasiones la vida te hace tomar unas responsabilidades que parece que “te toca” asumir, y dejas aparcadas las cosas que realmente te hacen vivir…

Como le oí decir a uno de mis maestros una vez, hay personas que mueren con 30 años… aunque después los entierren con 90…

Vamos a analizar la situación de un modo sencillo, si te sacrificas por el bienestar de alguien, ya sea porque “es lo que toca”, ” es lo correcto”, o por una infinidad de razones ilusorias, el resultado es el mismo, uno mal y uno bien, y aún peor, porque no eres el mejor parado en la ecuación…

Entenderás a que me refiero si eres mamá o papá y dejas de hacer lo que te gusta “por tus hijos”,  o compras muchas cosas para ellos u otras personas y luego muy poquito para ti, si prefieres callar algo para no entrar en conflicto con otra persona, dejas tu tiempo a un lado para dedicarlo a otra persona sin beneficio alguno, estas al cuidado de otra persona, o enamorado de otra persona y sigues manteniendo tu familia… en fin, cuando haces algo que te hace sentir agotado o frustrado porque crees que es lo que se debe hacer… y es que lo mismo, se puede hacer desde el equilibrio y el Amor.

  • Y entonces, ¿Cómo sé que estoy actuando desde el Amor o desde el sacrificio?.

Pues ¡¡¡muy sencillo!!!, solo pregúntate ¿lo estoy haciendo con placer?, ¿disfruto haciéndolo?.

Si es así, ¡enhorabuena!, si no, pregúntate ¿es culpa lo que siento si decido no hacerlo?.

Y es que en ocasiones, te puedes sentir imprescindible, como si no hubiera otra posibilidad que hacerlo tú, pero, ¿es esto real? o ¿sientes que realmente eres imprescindible y que te necesitan para ello?. Durillo, lo se…

Un amigo mío muy querido me decía en varias ocasiones, aunque suene bastante duro, que el cementerio estaba lleno de gente imprescindible… y que la vida seguía sin ellos…

¿Que quiero decir con esto? ¿Que dejes de asumir responsabilidades? No!!! Ni mucho menos!!! Si no que pongas la misma atención que pones en cubrir las necesidades de los demás, en disfrutar, a mimarte y darte permiso para cubrir tus propias necesidades, que si observas y lo decides, puedes encontrar soluciones para ello y si no, también puedes contar con la ayuda de un Coach que te ayude a encontrar tu pasión, establecer un objetivo y tomar acción hacia ello, superando las creencias limitantes que puedas tener al respecto.

Y es que, es realmente cuando te amas, te cuidas y te das permiso para disfrutar, aunque les pese a los demás (o eso creas), cuando desarrollas la capacidad para darte desde el Amor más incondicional, y si sientes que aún no es el momento, que lo que sientes cuando te dejas aparcado para atender las necesidades ajenas es rabia y frustración, no debes juzgarte, ni obligarte a sentir Amor por ello, ya que es algo que emerge solo. Más bien, escucha con Amor y aceptación lo que sientes para poder transformarlo, y desde ahí buscar los pensamientos que te hacen sentir de una forma u otra.

Así que, confío en que hayas aprendido a observarte y aceptarte, a saber diferenciar estas dos cuestiones, acción amorosa o sacrificio, y empieces a valorarte lo suficiente como para empezar a tomar conciencia que tu vida ¡¡¡es tuya!!!.

Un Abrazo desde el placer más absoluto que proporciona el Amor Incondicional.

Elena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s